Loading...

Implantación del Plan de Autoprotección

Un Plan de Autoprotección es un documento que ha de ponerse en práctica; es decir, se ha de implantar para que sea útil y eficaz.

Es muy importante comprobar la eficacia de la planificación, y para ello hemos de realizar todas las actuaciones necesarias (formación, información, divulgación, prácticas, etc.).

La culminación del proceso de implantación es la realización del SIMULACRO, cuyo desarrollo dependerá en buena medida del empeño e implicación puestos en la implantación.

  • Difusión del plan de autoprotección
    • Qué es y para qué sirve
    • Conceptos y Definiciones
    • Contenido
    • Aspectos más relevantes
  • Análisis de los medios existentes y propuestas de mejora.
  • Formación de los equipos de emergencias:
    • Uso de los equipos de extinción
    • Primeros Auxilios
    • El Jefe de Emergencia
    • Funciones de los diferentes equipos
  • Organización del Simulacro de evacuación
  • Asistencia Técnica Simulacro: Asistencia de observadores que evaluarán la actuación de los diferentes equipos durante el simulacro.

Simulacros de Evacuación

La realización de un simulacro de emergencia y/o evacuación sirve para evaluar la capacidad de actuación de la organización ante una situación de emergencia. Para ello es necesario la realización de acciones previas como la organización de los equipos de emergencia, formación en materia de extinción y primeros auxilios, ejercicios prácticos, etc.. de esta forma en el momento del simulacro éste evidenciará situaciones imprevistas en lugar de evidenciar falta de organización propia de los ensayos.

Los simulacros se circunscriben a instalaciones o inmuebles y dado que a lo largo del tiempo se producen cambios en los recursos e instalaciones se ha de realizar este tipo de ejercicios con una periodicidad anual.

Reunión con la dirección: Para una correcta organización de un simulacro han de reunirse los responsables del inmueble o instalación con el fin de analizar los resultados de anteriores simulacros para identificar deficiencias no subsanadas y procedimientos que hayan de ser modificados, en dicha reunión además habrá de proponerse y organizar el escenario del próximo simulacro.

Reunión con los equipos: Días previos al simulacro han de reunirse todos los miembros del equipo de emergencias con el fin de hacerles partícipes de las conclusiones y cambios acordados en la reunión con la dirección.

Colaboradores: Dependiendo de las circunstancias del simulacro se habrá de contar con la colaboración de Policía local, Bomberos, Protección Civil, Servicios Sanitarios, etc…

Realización del Simulacro: Se lleva a cabo el ejercicio del simulacro de evacuación total atendiendo y analizando las siguientes fases:

  • Detección de la emergencia
  • Comprobación e Intervención
  • Orden de Evacuación / Confinamiento
  • Evacuación / Confinamiento
  • Recuento
  • Fin del Simulacro

Informe del Simulacro: Tras la realización de un simulacro se ha de dejar constancia del mismo mediante un informe, en éste se han de detallar los aspectos más relevantes del simulacro, así como la medición de las capacidades y objetivos.


UNE-ISO 22320 Gestión de Emergencias

Ante una emergencia se suele poner de manifiesto la importancia de una respuesta rápida. Para poder responder de forma eficaz y coordinada a los diversos riesgos derivados de estas emergencias, es necesario contar con unos objetivos comunes y consensuados a la hora de gestionar la preparación y la actuación ante estas situaciones.

La norma UNE-ISO 22320:2013 recoge las mejores prácticas mundiales para establecer el orden y el control organizacional de estructuras y procedimientos, toma de decisiones, trazabilidad y gestión de la información.

Las organizaciones que implanten una Gestión de Emergencias en su organización según la UNE-ISO 22320, consiguen:

  • Desarrollar y mejorar sus capacidades en todo tipo de respuestas ante emergencias de cualquier dimensión, ya sea desde un incidente, una crisis, interrupciones de la actividad o un desastre.
  • Garantizar que la información es veraz y fiable, ya que se establecen procesos de gestión de información y datos.
  • Minimizar los malentendidos al establecer una base de coordinación y cooperación entre las partes implicadas.
  • Gestión más eficiente de los recursos compartidos.

Una vez superado el proceso de auditoría, la organización obtiene:

  • El Certificado de Gestión de Emergencias.
  • La licencia de uso de la Marca Teycoss Gestión de Emergencias según UNE-ISO 22320.

SEÑALIZACIÓN DE EMERGENCIAS UNE 23033-35

En caso de producirse una emergencia y tener que evacuar un inmueble hemos de disponer de una señalización adecuada y que sea perceptible incluso en condiciones de escasa o nula iluminación. Las Normas UNE 23033-35 así como la ISO 7010 tienen como objetivo actualizar y uniformizar; las primeras a nivel nacional y las segundas a nivel Europeo los pictogramas, símbolos y flechas de la señalización de seguridad. Actualmente es de obligado cumplimiento la aplicación de las normas a nivel nacional pero ante la inminente modificación de éstas en virtud de la normativa a nivel europeo hemos adaptado los procedimientos de auditoría y en este sentido diseñamos la señalización necesaria con criterios de la Norma ISO 7010.

Para determinar el estado de la señalización de emergencias de un inmueble seguimos los siguientes pasos:

  • Revisión de la documentación existente (Plan de Autoprotección)
  • Elaboración de planimetría
  • Visita técnica a las instalaciones comprobando “in situ” la localización de los diferentes tipos de señales y el tipo y características de ésta.
  • Informe Técnico: en este informe se determina el estado y ubicación de la señalización existente, así como la óptima ubicación de ésta y la que haya de disponerse nueva con el fin de garantizar las condiciones mínimas de evacuación.

El Informe Técnico es un documento muy importante y necesario para la adaptación de la señalización ya que cualifica y localiza la TODA la señalización que existe así como la que debe de disponerse. De este modo podremos determinar con exactitud y objetivamente, costes y tiempos de montaje.


Dirección de Seguridad

El Director de Seguridad es la figura del máximo responsable de la seguridad de una Empresa u Organismo, tanto público como privado, en la que esté constituido un Departamento de Seguridad conforme a la Ley 5/2014 de Seguridad Privada.

La presencia del Director de Seguridad es obligatoria según establece el Art. 96 del Real Decreto 2364/1994 Reglamento de Seguridad Privada en los siguientes casos:

  • En las empresas o entidades que constituyan, en virtud de disposición general o decisión gubernativa, departamento de seguridad.
  • En los centros, establecimientos o inmuebles que cuenten con un servicio de seguridad integrado por veinticuatro o más vigilantes de seguridad.
  • Cuando así lo disponga la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil.

El Director de Seguridad es quien elabora y verifica el Plan de Seguridad Integral donde se plasma y desarrolla la planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza: robos, incendios, ataques informáticos, accidentes laborales y otras muchas situaciones que encontramos día a día.

  • La organización, dirección, inspección y administración de los servicios y recursos de seguridad privada disponibles.
  • La identificación, análisis y evaluación de situaciones de riesgo que puedan afectar a la vida e integridad de las personas y al patrimonio.
  • La planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza con medios y medidas precisas, mediante la elaboración y desarrollo de los planes de seguridad aplicables.
  • El control del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de seguridad privada.
  • La validación provisional, hasta la comprobación, en su caso, por parte de la Administración, de las medidas de seguridad en lo referente a su adecuación a la normativa de seguridad privada.
  • La comprobación de que los sistemas de seguridad privada instalados y las empresas de seguridad privada contratadas, cumplen con las exigencias de homologación de los organismos competentes.
  • La comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes de las circunstancias o informaciones relevantes para la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tenga conocimiento en el ejercicio de sus funciones.
  • La interlocución y enlace con la Administración, especialmente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respecto de la función de seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial que les tenga contratados, en relación con el cumplimiento normativo sobre gestión de todo tipo de riesgos.
  • Las comprobaciones de los aspectos necesarios sobre el personal que, por el ejercicio de las funciones encomendadas, precise acceder a áreas o informaciones, para garantizar la protección efectiva de su entidad, empresa o grupo empresarial.

Seguridad Integral en eventos

La organización de cualquier tipo de evento requiere de una rigurosa planificación de la seguridad. Esta planificación se plasma antes del evento en el Plan de Seguridad Integral y se desarrolla e implanta durante el evento por el Director de Seguridad.

Cuando tratamos la seguridad en un evento hemos de ser objetivos y evitar conflictos de intereses, de este modo la dirección y planificación de la seguridad ha de ser independiente de los recursos.

La seguridad en un evento ha de ser integral y abarcar todos los aspectos que puedan afectar al desarrollo del evento; como la ocupación, control de accesos, vigilancia, equipos de detección y extinción, seguridad interior y exterior, servicios sanitarios, etc. De este modo y bajo la una adecuada dirección, evitaremos en primer lugar, que se produzcan emergencias y en un segundo término si éstas se producen, minimizar las consecuencias.